N

Formula para pedir deseos



La Fórmula Mágica de la gran escritora de Metafísica, Conny Méndez, para PEDIR DESEOS de manera SABIA. De este modo, si se os concederá lo que de verdad es lo adecuado para cada uno de vosotros y lo mas importante, y es una de las bases de la Metafísica, pensamiento positivo, en este caso es que penséis y deis por hecho y digáis o afirméis, que vuestro deseo ya se ha concedido en el mismo instante en el que termináis de pedirlo.
 
Pedid con el corazón, no se trata de pedir deseos frívolamente, ese tipo de deseos no irán a ninguna parte. Siempre pedid cosas importantes, pedid por amistad, por salud, por amor, por encontrar trabajo o un mejor trabajo, por la familia…etc.…. pero no pidáis nunca cosas frívolas y superficiales que no van a llegar a ningún lado.
 
Como sugerencia, os recomiendo que escribáis los deseos que queráis pedir en un papel, si es con un rotulador de color malva/morado mejor todavía (el malva es el color de mas alta vibración espiritual), o también puede ser con un bolígrafo azul. También es importante que en vuestra lista de deseos no solo pidáis por cosas para vosotros, es necesario que incluyáis deseos o peticiones para alguien mas que no seáis vosotros, o para el mundo en general (que falta hacer pedir por el mundo ¿no os parece?), no hay que ser egoístas y pensar solo en uno mismo, porque como reza el dicho “manos que no dais ¿qué esperáis?”, para recibir, antes hay que dar. El  papel en el que los hayáis escrito lo guardáis con mucho amor, con fe y esperanza, en una cajita que sea especial para vosotros, o dentro de un libro que o bien también tenga un significado importante para vosotros o bien puede ser un libro que tenga un alto contenido espiritual, por ejemplo la propia Biblia si la tenéis en casa. Después de hecho todo, lo único que os quedará será esperar, tener paciencia y confiar que lo que pedisteis os será concedido siempre de la mejor manera para vosotros.
Aquí os dejo las palabras de Conny Méndez, para que comprendáis todo el proceso de la petición:
 
“Déjame darte la fórmula metafísica para obtener cualquier cosa que uno desee. Es una fórmula para emplearla en todo. Compruébala por ti mismo, no me lo creas ciegamente.
 
“YO DESEO (_______________ ) EN ARMONÍA CON TODO EL MUNDO Y DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DIVINA. BAJO LA GRACIA Y DE MANERA PERFECTA. GRACIAS PADRE QUE YA ME OÍSTE”.
 
Ahora no dudes por un solo instante. Has empleado la fórmula mágica. Has cumplido con toda la ley y no tardarás en ver tu deseo manifestado. Ten paciencia. Mientras más tranquilo esperes, más pronto verás el resultado.
 
La impaciencia, la tensión y el ponerse a empujar mentalmente destruyen el tratamiento (la fórmula es lo que en metafísica se llama “un tratamiento”).
 
Para que conozcas lo que has hecho al repetir la fórmula, te voy a explicar el proceso detalladamente. Al tú decir “en armonía para todo el mundo” has eliminado todo peligro de que tu conveniencia perjudique a otro, como tampoco se te hace posible desear un mal para otro. Al decir “de acuerdo con la voluntad divina” ; si lo que tú deseas es menos que perfecto para ti, verás suceder algo mucho mejor de lo que tú esperabas. En este caso significa que lo que estabas deseando no lo ibas a encontrar suficiente, o no te iba a resultar tan bueno como tú pensabas. La voluntad de Dios es perfecta.
 
Al tú decir “bajo la Gracia y de manera perfecta” , encierra un secreto maravilloso. Pero déjame darte un ejemplo de lo que ocurre cuando no se sabe pedir bajo la Gracia y perfección. Una señora necesitaba urgentemente una suma de dinero, y la pidió asimismo: para el día 15 del mes. Tenía absoluta fe de que la recibiría, pero su egoísmo e indiferencia no le inspiró pedirla con alguna consideración para nadie más. Al día siguiente un automóvil atropelló a su hija, y el día 15 del mes recibió la suma exacta que ella había pedido. Se la pagó la Compañía de Seguros por el accidente de su hija. Ella trabajó contra la ley y contra ella misma.
 
Pedir “bajo la Gracia y de manera perfecta” es trabajar con la ley espiritual. La Ley de Dios que se manifiesta siempre en el plano espiritual. Allí (en el plano espiritual) todo es perfecto, sin obstáculos, sin inconvenientes, sin tropiezos ni daños para alguno, sin luchas ni esfuerzos, “suavecito, suavecito”, todo con gran amor, y esa es nuestra Verdad. Esa es la Verdad que al ser conocida nos hace libres.
 
“Gracias Padre que ya me oíste” es la expresión más alta de fe que podamos abrigar. Jesús la enseñó y la aplicaba en todo, desde antes de partir el pan con que alimentó a cinco mil, hasta para decir cómo transformar el vino en su sangre. Dando gracias al Padre antes de ver la manifestación.”
 
Metafísica 4 en 1, vol.1
Conny Méndez














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pon el reproductor en pausa al colocar los videos